Perplejidades

Posted on Actualizado enn

Qué extraño mundo informativo, olvidadizo y descuidado, en el que vivimos. Resulta que uno de los mosqueteros del gobierno renuncia sorpresivamente y se va disparando. Alex Contreras se alejó tras dejar varias  interrogantes claves para entender lo que ocurre en Bolivia bajo este gobierno. No he visto ningún informe periodístico que me cuente en detalle y me explique esta historia con su significado. Contreras habló de los “enemigos internos” que nunca identificó (uno podria suponer que el gobierno o el presidente esta circundado de enemigos y traidores), reclamó que se busque  “la unidad de la patria antes que la división” (Bolivia nunca estuvo tan dividida como ahora. Pero quiénes, según el ex funcionario, son los responsables?), diálogo antes que violencia, libertad de prensa antes que censura, y “transparencia antes que corrupción”. Este último punto es piedra angular para un gobierno que prometía ser diferente de sus antecesores, cuya escasa moral, insaciable rapacidad y falta de fundamentos éticos fueron los peldaños sobre los que escaló el presidente Evo Morales. Y, en cambio, con la frecuencia con que aparecen las denuncias de hechos de corrupción, se ha formado un torrente que va apagando lo que queda atrás,  cuya investigación es olvidada o, cuando menos, descuidada.

Ya nadie parece recordar los pasaportes vendidos a $500, en su mayoría a quienes, movidos por la ansiedad de conseguir un empleo en playas remotas, querían irse del país. Tampoco de los tractores ni de los costosos “avales” para obtener cargos públicos ni del “affaire petro-contratos”. Pocos mencionan que el presidente sigue como cabeza principal de las seis federaciones de “cocaleros” del Chapare, una anomalía cuyas consecuencias  en algún momento deberá explicar. No ha habido que yo sepa una verdadera investigación de los hechos sangrientos de Huanuni, por la pugna entre cooperativistas y asalariados mineros, la cual dejó un saldo de siquiera 16 muertos y un número desconocido de heridos a pocos meses de instalado el actual gobierno. Alguien ofreció con frialdad estaliniana “poner los cajones” como contribución para zanjar el conflicto. En otros tiempos y en otras latitudes, por menos  se habría movilizado a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA.

La sociedad boliviana también aguarda saber qué pasó con John Jairo Banegas, el colombiano que supuestamente conspiraba al lado del Embajador de Estados Unidos y uno de los líderes empresariales de Santa Cruz contra el presidente Morales y decidió registrar su frivolidad conspirativa con una colorida fotografía en plena avenida de la Feria Exposición cruceña. Que se sepa, estaba preso en Palmasola, en las afueras de Santa Cruz, pero, también que yo  sepa, nunca se intentó una entrevista directa con él para conocer su versión. El interés por deshilvanar toda esta trama probablemente alcance a los presidentes del Grupo de Río y al Rey de España, ante quienes el presidente también exhibió la foto durante la cumbre  iberoamericanaque tuvieron en Santiago (sede del exabrupto real “por qué no te callas…”).  En temas de la otra orilla, ignoro si algún medio publicó todo el proyecto de estatuto autonómico para su análisis y debate por parte de la ciudadania en general.   

Uno también queda perplejo ante la falta de explicaciones oficiales con detalle sobre lo que sería el mundo sin capitalismo del que habló el presidente ante líderes indígenas en las Naciones Unidas. No sé qué dirían los rusos, que vivieron la experiencia sin anestesia alguna durante más de 70 años, y sus nuevos líderes, ahora frenéticos defensores del libre mercado y el consumismo, ni los polacos o los lituanos, que la vivieron “por default”. O los cubanos que hacen fila para comprar un celular, ahora que están autorizados a tenerlo.

Surge una perplejidad mayúscula cuando uno lee que militantes del partido oficial se disponen a “vigilar” las mesas de sufragio del 4 de mayo en Santa Cruz  “para que no haya fraude”. Si el propio partido gobernante dice que el referendo es ilegal, para qué vigilarlo?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .