Es el cantante, no la canción

Posted on Actualizado enn

Una película de la década de 1960, protagonizada por Mylene Demongeot y Dirk Bogarde,  exhibía la lucha religiosa entre un sacerdote y un pistolero ateo a quien el primero procuraba convertir. El sacerdote es extraordinario pero el bandido lo esquiva con una metáfora que lo blinda ante las embestidas argumentales del religioso.  “Tus ideas son como una canción. No me gusta, pero tú la cantas muy bien”. Cuando  el sacerdote llega al corazón del bandido ocurre un tiroteo y el bandido cae mortalmente herido.  El sacerdote corre a auxiliarlo. Movido por la angustia del sacerdote, el bandido accede a ser bautizado. Pero le quedan sólo instantes de vida y en un esfuerzo supremo antes de expirar, con un rictus sarcástico le dice: “Es el cantante, no la canción”.

He pensado en este pasaje al decidir cómo referirme a la insistente afirmación del gobierno, sus dirigentes y las cabezas de sus milicias sobre el rechazo a un gobierno indígena por motivos étnicos.

Evo Morales proclama en todas las esquinas que en Bolivia los “oligarcas”, los blancoides  y los “ricos”  quieren derrocarlo pues “desprecian al indio y no quieren el cambio”. Con eso quiere también disfrazar el creciente desencanto con su gobierno.  Ahora el estribillo cansa, incluso externamente, por los errores frecuentes de su gobierno. Al comienzo, calaba. El grito de los 500 años provoca sentimientos profundos de solidaridad, especialmente en Europa, consciente del costo humano del colonialismo. Como escribí alguna vez, el Presidente Morales, por ser diferente, recibió en bandeja dorada la oportunidad de movilizar a Bolivia en una cruzada moral y educativa  para dar un salto gigante hacia la modernidad.

Pero acumuló enemigos externos e internos masivamente, malgastando su capital político. Para comenzar, descargó una ira incomprensible hacia la Iglesia, cuya labor fue importante para la sobrevivencia de cientos de miles de indígenas y su cultura. Probablemente no supo del encuentro histórico de Fidel Castro con Juan Pablo II en 1998. Ahora está cercado por frentes adversos. Ha perdido a casi toda la clase media.  Sus únicos aliados incondicionales están en El Chapare. No hay certeza que gane un referéndum revocatorio. Políticamente está malherido. Las arbitrariedades e ilegalidades para aprobar el proyecto constitucional del MAS desmoralizan todo argumento contra los estatutos autonómicos. El presidente ahora clama por la intervención eclesiástica para tender un puente de diálogo con los prefectos y evitar los varios 4 de mayo a la vista. Antes descartó la intervención de facilitadores externos propuesta por los prefectos. Ahora les da la bienvenida. Y la economía, que podía estar floreciente y ser un trampolín para crecer, se tambalea golpeada por la inflación, el peor castigo al bolsillo de los pobres.  

Que pasó? Excepto la “justicia comunitaria y el “comunitarismo del ayllu”, nadie que no sea fanático y retrógrada discorda con que en Bolivia hay mucho por corregir, ni  con la igualdad y promoción masiva y constante de los campesinos, ni con la solidaridad y justicia draconianas. Constituyen una canción universal.  Todo depende de la honestidad y eficiencia de su aplicación, ambas materia prima en permanente escasez. Pero el cantante y casi todos los intérpretes son desafinados. Cantan mal y creo que se marearon con los aplausos iniciales.

Al revés de la película comentada, la platea  ahora grita decepcionada: la pieza en general es buena, pero el director y sus actores son de llorar!

 

 

2 comentarios sobre “Es el cantante, no la canción

    hmoreno escribió:
    junio 5, 2008 en 6:40 am

    el artìculo es fantàstico, felicitaciones por la agudeza del razonamiento y la claridad de exposiciòn. Deberà, sin duda, tener otra difusiòn màs masiva.
    Referente a la cita de la pelìcula, es de 1961 y con Mylene Demongeot (otra francesa cuyo apellido podrà estar mal escrito)

    haroldolmos respondido:
    junio 5, 2008 en 7:41 pm

    Gracias, Sr. Moreno, por la correccion. Efectivamente, la actriz de “The Singer, not the Song” es Mylene Demongeot. No estoy muy seguro del titulo en espanol de la pelicula, pero me parece que es el mismo o tal vez algo como El Cantante y la Cancion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .