Día: marzo 28, 2008

El turno de Camiri

Posted on Actualizado enn

Ahora Camiri ha sido el escenario de una nueva erupción política y social. Los enfrentamientos han causado entre 15 y 19 heridos. Gran parte de los 35.000 habitantes de este lugar, que en tiempos pasados fue llamado “La Capital Petrolera de Bolivia”, realizaban un paro con bloqueo de carreteras exigiendo que el gobierno cumpliese un compromiso suscrito el 29 de enero de 2007.

Específicamente, qué pedían? La “Refundación” de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Entre otras cosas, eso significaría instalar allí la Vicepresidencia de Exploración de la empresa, y revertir algunas concesiones de pozos marginales actualmente bajo control de la firma argentina Reposol-YPF.

Unos 700 hombres del ejército avanzaron poco después de la medianoche sobre las áreas ocupadas por la población y sus dirigentes cívicos. La tropa retomó el lugar tras lanzar profusamente gases lacrimógenos. Hubo tambien disparos de armas de calibre mayor, pero se desconocia de donde partieron. Los bloqueadores respondieron con una lluvia de piedras, pero retrocedieron ante el avance militar implacable.

Reabierta la carretera, pasaron los vehiculos bloqueados. Pero al comenzar la tarde, los pobladores se reagruparon y en cientos y cientos avanzaron sobre la tropa, se mezclaron con ella y la obligaron a retroceder, paso a paso, mezclandose con los soldados. La multitud los empujó de vuelta al cuartel del lugar. Los soldados, en las imágenes mostradas por la TV, parecían una fuerza abrumada una multitud de civiles ante la que habia capitulado. Por lo demás, al parecer se les habían acabado los gases.

Los pobladores, a despecho del peligro de enfrentar a una fuerza preparada para imponerse, no se dispersaron y llegaron hasta la entrada de la planta procesadora de petróleo.

Así estaba la confrontación cuando llegó una comisión presidida por el Ministro de Energía que propuso “negociar”. Dónde? En un cuartel militar. Muchos pobladores reaccionaron con términos irreproducibles. Hasta la noche, la posible reunión-y el lugar- eran una incógnita.

Pero estaba clara la propensión del gobierno del Movimiento al Socialismo de recurrir a los militares para apoyarse y defenderse. Pelotones armados corriendo por las calles y disparando sus armas (sólo de gas lacrimógeno?), piquetes de civiles hostigándolos, ulular de ambulancias, decenas de heridos (300 y quizá más en Sucre, el pasado noviembre), una lista no oficial superior a los 30 muertos en 26 meses de gobierno. El cuadro se asemeja a los de un reciente pasado, cierto?