Petrobras dice No

Posted on Actualizado enn

Petrobras respondió negativamente al pedido de Bolivia de reducirle las entregas de gas natural pactadas por contrato. “Petrobras informó al Vicepresidente de Bolivia la imposibilidad de reducir la demanda del volumen máximo de 30 millones de metros cúbicos de gas natural por día previsto en el contrato de compra firmado con la empresa estatal boliviana…” dice la nota divulgada por la corporación brasileña tras la visita que hicieran a sus principales directores el Vicepresidente Alvaro García y el Ministro de Petróleo Carlos Villegas.

La escueta declaración de Petrobras anticipa las dificultades que tendrá el presidente Evo Morales para convencer a su similar brasileño Luiz Inacio Lula da Silva para recortar formalmente a partir de mediados de año los volúmenes comprometidos. Debido a la estación invernal, la demanda brasileña crece y Petrobras no quiere correr el riesgo de encontrarse sin combustible cuando su mercado le exigirá más.

El “promedio histórico” que el vicepresidente pidió formalmente mantener es de unos 27 millones de metros cúbicos. Eso permitiría algún margen para incrementar las ventas comprometidas con Argentina, actualmente en apenas poco más de un tercio de los 7,7 millones de metros cúbicos contratados.

Para los brasileños, la propuesta boliviana carece de sentido. La Asociación de las Industrias Automáticas de Vidrio declaró que la idea es “absurda” y que Brasil no puede resolver los problemas de Argentina, que sufre una aguda escasez de gas. “Firmamos un contrato y tenemos el derecho a recibir ese gas. Si hubiese reducción de la oferta, habrá falta del producto”, dijo el Superintendente de esa asociación, Lucien Belmonte, citado por el diario Folha de S. Paulo.

Según la versión de ese diario, García Linera sugirió que Brasil redujese su demanda voluntariamente. Bajo esa figura, Bolivia no aparecería como incumpliendo el contrato ni estaría sujeta a las multas previstas. Según cálculos no oficiales, las multas previstas en el contrato con Brasil obligarían a Bolivia a un desembolso diario promedio de unos 50.000 dólares.

La cita en Buenos Aires para discutir el problema energético es para el sábado de la próxima semana.

La situación no es nada fácil. Casi como emprender la cuadratura del círculo. La producción boliviana apenas alcanza para cubrir los volúmenes actuales de la demanda, incluido el consumo interno que suma unos seis a siete millones de metros cúbicos diarios. Las inversiones, que ya estaban en picada antes del 1 de mayo de 2006, cuando el gobierno asumió el control de la industria, han sido mínimas desde entonces. Se ha hablado de miles de millones de dólares de inversión, perdón, de proyectos en los que participarían capitales rusos, iraníes y venezolanos. Muy poco se ha visto. Venezuela comprometió 1.200 millones en obras conjuntas de las que no se ha vuelto a hablar.

En pocos días más podrá saberse, tras la cumbre de Buenos Aires, la profundidad de la relativa proximidad política de los tres presidentes.

2 comentarios sobre “Petrobras dice No

    Sotomayor escribió:
    febrero 15, 2008 en 8:47 pm

    La mejor manera que el gobierno boliviano encontró para eludir sus responsabilidades en un contrato fue multilaterizarlo, incluyendo a Argentina. Pero los contratos de gas son bilaterales y entre empresas.

    haroldolmos respondido:
    febrero 16, 2008 en 4:18 am

    En el mundo de los grandes negocios, no se pueden eludir los compromisos unilateralmente y esperar no sufrir consecuencias. Una de ellas es la actual soledad de Bolivia en el negocio petrolero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .