Día: febrero 11, 2008

En la dirección cierta

Posted on Actualizado enn

 

El presidente Evo Morales ha anunciado esta tarde, tras sobrevolar Trinidad y zonas aledañas durante casi una hora, que su gobierno declarará “de inmediato” zona de desastre al departamento del Beni, azotado por riadas que han dejado a miles de familias damnificadas, decenas de miles de cabezas de ganado amenazadas, y a los trinitarios poco menos que con el agua en el cuello.

Es un paso en la dirección cierta. El decreto correspondiente será emitido en las próximas horas, dijo la ministra de Desarrollo Agropecuario, Susana Rivero, (la del “tsunami”, el año pasado, cuando el año pasado se presentaba una situación semejante). Habrá que esperar los detalles y resultados de la decisión. Y rogar para que cese de llover. Sólo en el sector agropecuario cruceño, las pérdidas llegarían a 500 millones de dólares, de acuerdo a la Cámara Agropecuaria. Esa suma es gigante para Bolivia pues representa aproximadamente el 5% de su Producto Interno Bruto (la totalidad de bienes y servicios producidos por un país a lo largo de un año) y no es un buen augurio para el desempeño de la economía nacional.

La declaratoria confiere cierta libertad a las autoridades locales para actuar en conjunto con las nacionales en la asistencia a los damnificados y en la prevención de un desastre mayor. De hecho, el presidente ordenó un corte en obras viales para desviar el cauce de aguas que de manera más amenazante empezaban a fluir sobre la ciudad.

¿Una tregua real?

Posted on Actualizado enn

El ex prefecto cruceño, Freddy Terrazas Salas, acaba de plantear, a través de Radio Fides, una propuesta que por lo menos merece consideración: Suspender toda iniciativa plebiscitaria, referéndums y propuestas constitucionales hasta 2009, cuando menos, para dedicar los esfuerzos nacionales a los momentos difíciles que enfrenta el país, desde los desastres que golpean a muchas regiones hasta la búsqueda de una ampliación de los beneficios arancelarios estadounidenses para las manufacturas bolivianas.

Terrazas, también ex presidente del Comité pro Santa Cruz, dijo claro y fuerte: Si hay un referéndum constitucional o cualquiera que sea, “no nos vamos a entender”. Puede ser que el gobierno gane con algo más del 50 por ciento, pero eso no resuelve los problemas profundos que han escindido a Bolivia. La otra mitad quedará descontenta y ninguna constitución garantiza gobernabilidad alguna en esas condiciones. Esa sería la verdadera tregua que precisa el país.

En ese año Bolivia tendría que trabajar no solamente para resolver problemas inmediatos, incluso el del estancamiento en que se encuentra la industria gasífera, desprovista de reservas para cumplir sus compromisos externos, como también pavimentar el camino para una reconciliación. Ese trabajo nacional podría ayudar a resolver problemas y a rectificar medidas ilegales impuestas por el ejecutivo, desde el proyecto de constitución del MAS hasta el recorte de los recursos del IDH para las prefecturas departamentales.

¿Alguien agarra el guante?