Mes: enero 2008

Dialogo y catarsis

Posted on Actualizado enn

El diálogo se dio. Tuvo la forma de una catarsis sicoterapéutica para todo el país. Si ha sido sólo una brisa para disipar el ambiente electrizado que vive Bolivia, sus efectos se sentirán en los próximos días. O si el abismo se ha vuelto más profundo, también.

El presidente Evo Morales y los nueve prefectos departamentales bolivianos se reunieron sin parar durante siete horas y diez minutos ante las cámaras de TV. Por el lado oficial, los protagonistas principales fueron el propio presidente y su vice. El dúo debió enfrentar las andanadas de los cuatro prefectos del Sí autonómico (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija), reforzados por Cochabamba y La Paz y una incómoda neutralidad del interino chuquisaqueño. Al lado del gobierno, con limitada fuerza, estuvieron Potosí y Oruro. Poco o nada ayudaron a la causa oficial los ministros de Hacienda, de Defensa, de Coordinación Gubernamental y de la Presidencia.

Fue una catarsis plena. La parte más serena estuvo al lado del Presidente Morales y del Prefecto cruceño Rubén Costas. Las cámaras de TV al frente, fotógrafos y periodistas, ofrecieron una magnífica oportunidad para poner cartas sobre la mesa. Nada, o casi nada, quedó por decirse, y la sesión cerró con un cuarto intermedio que prometía durar entre media hora y hasta la mañana..o quién sabe hasta cuándo. Debían  formarse comisiones para tratar los temas vitales del encuentro.

Algunas anotaciones tomadas rápidamente:

En la primera ronda de intervenciones impera la moderación y el diálogo parece encaminado hacia un ballet armónico. El presidente hace la presentación y habla de su gobierno y la cultura del diálogo. Menciona los cambios favorables en la situación macroeconómica del país en los casi dos años de su administración.

Abre el turno contrario el prefecto Costas, quien aborda en forma general los temas de preocupación que han colocado al país bajo un permanente ataque de nervios e insiste en que la reunión tenga como agenda la que los prefectos habían propuesto: IDH (Impuesto sobre los Hidrocarburos), Autonomías, Asamblea Constituyente. “Será difícil superar los conflictos que nos distancian en dos horas”, dice y subraya que nadie debería poner en duda –alusión al gobierno- la unidad de la nación y que debía dejarse de colocar a la autonomía en el plano de la secesión. También menciona que todos los presentes coinciden en la necesidad de cambios (aunque poco se especificó sobre qué ni cómo). Y en un nuevo aguijonazo reclama consecuencia cuando se lanzan acusaciones: “Si hay conspiradores, procéselos y mándelos a la cárcel”. “Somos una nación que debe estar orgullosa de su mestizaje: somos 80% los mestizos”, dice y tras reclamar un “desarme espiritual” cita a África del Sur. “Allí sí hubo apartheid, pero tuvo un hombre como Nelson Mandela, quien reconoció que su país no tenía posibilidades sin perdón y sin rencor”.

El presidente acepta discutir el IDH y la Asamblea Constituyente como temas centrales de la reunión y da la palabra al prefecto de Cochabamba. Manfred Reyes Villa habla de tener como marco los puntos planteados por los prefectos. El prefecto tarijeño Mario Cossio pone más presión –y precisión- a la posición de los prefectos y reclama “no defraudar la expectativa nacional” creada por la reunión. Y va al fondo: Han sido la Asamblea Constituyente y el recorte al IDH los que han polarizado al país. Por lo menos la mitad del país no cree que la constituyente hubiese sido adecuadamente llevada a cabo. Los errores empiezan a partir del desdén masista hacia la fórmula de los dos tercios. Pide de inmediato “un proceso de reconciliación nacional” y empezar a desmenuzar los temas causantes de la confrontación.

Todo sigue en ese tono relativamente apaciguador. Hasta que el prefecto de La Paz, José Luis Paredes, abre el fuego apuntando directamente al presidente. La catarsis empieza a raudales. El presidente es “cholificado” y “desindianizado”. “Ud. habla de racismo, pero el racismo se ha acentuado bajo su gobierno. Ud. dice que es indio, pero no lo es. Es mestizo. Los dos somos cholos. Yo del Lago y Ud. de Orinoka”. Descarga también su insatisfacción con el gobierno por la desatención que sufre La Paz: de 22 obras camineras, ni una sola es en ese departamento. “Quite Ud. los votos que obtuvo de cualquier departamento y seguirá siendo presidente. Quite los de La Paz y no lo es…” “La Paz se enamoró de usted. Ud. es el líder más querido de esta región, pero ese amor no es correspondido. .. Ud. dijo que en dos años habría perforaciones en busca de petróleo en el norte de La Paz y que si eso no ocurría se iría del gobierno… Los dos años están cerca, pero no le voy a cobrar. Sólo le pido que se acuerde de La Paz”. Tenía aún más munición: “Renta dignidad….Ustedes hablan de dignidad. De qué dignidad, cuando viven bajo una sumisión humillante ante Venezuela…” Carga, por último, contra el proyecto de constitución del MAS y dice que apoyaba 350 artículos de ese proyecto pero que, tal como estaba, “Ud. no va a poder gobernar”.

El presidente escuchaba la andanada impasible.

El vicepresidente García explica los principios de equidad que guiaban a la “renta dignidad”, motivo del recorte de los hidrocarburos, y cita algunas cifras que mostraban inequidades entre departamentos: el volumen per cápita pandino resultaba decenas de veces superior al de La Paz o Santa Cruz. El Prefecto de Pando Leopoldo Fernández le espeta que no conocía Pando y que si había leído 25.000 libros sus lecturas no le habían dado conocimiento sobre ese departamento.

Al acercarse la medianoche, la artillería más pesada la tenía aún reservada el pandino Fernández. “Ud. jura, le dice al presidente, que la Asamblea Constituyente fue legal en cada paso…No lo ha sido”. Luego sentencia: “Ya no tiene Ud. salida, presidente…” Le recuerda la oposición que había hecho el MAS que él dirigía a cuanta iniciativa tomaban otros gobiernos respecto al gas o política con Chile. “Si el acuerdo (reciente) de venta de gas a Argentina lo hacía otro (gobierno) Uds. incendiaban el país.”

En una de sus pocas intervenciones, el presidente Morales recuerda a Fernández su pasado banzerista y le dice que su gobierno trataba el tema con Chile seriamente y que no había protagonizado nada similar al “Abrazo de Charaña” entre los generales Banzer y Pinochet”.

El vicepresidente resumió tres o cuatro horas de intervenciones, trata de convencer a los prefectos -sin éxito- de los supuestos lados buenos del proyecto de constitución del MAS, y dijo que había acuerdos sobre puntos básicos: Unidad nacional, democracia, autonomías, renta dignidad, legalidad e IDH. Y el presidente Morales entonces propuso redactar un documento y formar comisiones para discutir cada uno de esos temas. El presidente parecía con prisa para lograr algún resultado tangible. Fernández, el pandino, intervino de nuevo. “No vamos tan rápido. Esta no es una reunioncita…Tenemos que tratar temas de fondo…Un referéndum revocatorio no puede estar sujeto a las hormonas de nadie…”

El presidente respondió que la iniciativa revocatoria había partido de los prefectos. El vicepresidente prometió que en un mes estaría instalado un nuevo Tribunal Constitucional, “porque hemos querido darnos tiempo…no queremos nombrar jueces en base a cuoteos políticos”.

Luego vino el cuarto intermedio. Al presidente, por lo  menos en el año que llevo en Bolivia, jamás le dijeron lo que escuchó esta noche. Pero no perdió la calma. Por lo lo menos, no se lo vio perder la calma en las imágenes mostradas por la TV. Pero su palidez fue notoria en la imagen que me llegó.

Mi sensación personal es que el país avanzó un poco más hacia el abismo pero que la catarsis tal vez ayude a evitar la caída final.

Discordancias 2007

Posted on Actualizado enn

A menos que ocurra algo extraordinario estos días, en los primeros meses de este nuevo año habrá un plebiscito para aprobar o rechazar la CPE del MAS. Será una votación fundamental y vale la pena hacer algunas consideraciones. Este proyecto de constitución fue  gestado ilegalmente, por más esfuerzos que realicen sus defensores para conferirle legitimidad o legalidad. Nació fuera de su matriz natural, Sucre, y en una academia militar, lugar inapropiado para un país consciente del costo de las dictaduras militares en sufrimientos y vidas humanas (Sólo para mencionar un caso,¿recuerdan los campesinos muertos en Tolata y Epizana?).  Los constituyentes se esfumaron en la madrugada del  24 de noviembre y reaparecieron en Oruro. Con la ayuda de consuetas aprobaron el texto en revisión y detalle…en una sola noche.  Además, sin convocatoria bajo los términos previstos y sin distribuir el texto a discutir. Falsa y tortuosa la premisa de origen, falsos y tortuosos los resultados. Serán nulos más temprano que tarde.

Sobre esto tienen que meditar quienes quieren ver el proceso boliviano como un camino civilizado, y no un camino torcido de normas legales rotas como el que ha ocurrido.

Una constitución es el pacto de país para gobernarse.  En el juego al que quiso ingresar Bolivia no deberían existir mayorías victoriosas pues no se trataba de una guerra (¿o era?) ni de confrontar a un adversario para aplastarlo.  Además, visto en números,  el  53,7% vs. 46,3% muestra una diferencia del 6%, que a estas alturas puede haber desaparecido.

La CPE del MAS no incluyó un solo artículo opositor. Todo estaba listo. Y sin embargo, me agradaría saber si el Senador Peredo o el líder masista Santos Ramírez logran recitar de memoria el  Art. 1 de esa constitución y explicarlo inteligiblemente a su audiencia.

Como periodista, me parecen graves los artículos 107 y 108 de la CPE-MAS sobre las libertades de Expresión y de Prensa. La que tengo, (se asegura que  el texto ha sido varias veces alterado: más ilegal aún) parece una ensalada de conceptos ideologizados que son raros en las normas de países democráticos. Donde las hay, han sido objeto de grandes polémicas. Hablo de los artículos 107 y 108. Ambos están redactados de una manera letalmente vaga. Hay que estar convencidos de una cuestión básica: Al  coartar la libre expresión la democracia queda tullida.

Me agradaría saber qué países tienen  normas de imprenta que imponen la obligación (¿cómo?, ¿bajo qué reglamentación? ¿qué jurisprudencia tienen?) de los medios de comunicación social de “promover los valores éticos, morales y cívicos delas diferentes culturas del país con la producción y difusión de programas educativos plurilingües…”  (Pobres la poliétnica  India, Canadá o Brasil.) Todo parece un buen deseo, pero los constituyentes oficialistas deberán explicar su aplicabilidad.

  En todo caso, si  este es el tipo de cambio que se quiere imponer, me quedo con la vieja Ley de Imprenta de 1925.

¿Qué otros cambios? Nacionalización hidrocarburífera no ha habido, según criterios técnicos. Que el cambio drástico en porcentajes fue positivo, sí que lo fue. Pero para eso no era necesario atravesar tantas tribulaciones sin saber cómo haríamos para garantizar los compromisos con Brasil y Argentina.

Convengamos que hay puntos buenos en la CPE del MAS y que nadie razonablemente duda que son necesarios grandes esfuerzos para redimir a multitudes marginales en un país marginal. Pero para proponerlos no era necesario regar de gasolina al país ni amarrarle caballos  en sus extremidades como hicieron los españoles con Julián Apaza.  Además,  muchos aguardan todavía una gran cruzada nacional por la educación (un camino hacia la redención, aunque temo que, para este gobierno, es demasiado tarde) que el  presidente Morales tuvo condiciones de convocar desde el primer día de su gobierno.

Creo que son pocos los que, incluso del gobierno, comulgan con la insistencia irresponsable de equiparar autonomía a separatismo. Ni con el cinismo  de quien decía que el 15 de diciembre había en el Parque  Urbano de Santa Cruz “cinco o diez familias oligarcas” para contrastar el hecho que en Santa Cruz había muchos más ciudadanos para respaldar estatutos autonómicos que los que comparecieron en La Paz para apoyar un proyecto de constitución.

Por otra parte,  no creo que los Estatutos Autonómicos hubiesen sido suficientemente debatidos.  Se trataba de hacer algo muy diferente del proyecto del MAS.  Son documentos  bien estructurados y el gran público podrá  entenderlos. Pero su gestación debía  estar legalmente fundada. Debían haber exhibido superioridad no sólo de ensamblaje sino moral, con debates exhaustivos en todos los segmentos de la sociedad.  Copias debían haber circulado por todas partes. Y líderes cívicos debían haber convocado a encuentros periódicos  para explicarlos.  

La mayoría del país discorda de los “ponchos rojos” y su crueldad cultora de la violencia bruta y enceguecida de Sendero Luminoso. Tampoco está de acuerdo con los grupos de choque del Comité Pro Santa Cruz.  Y es desquiciante escuchar al jefe de la oposición hablar de la “dictadura” de Chávez cuando éste acababa de reconocer su derrota en el reciente referéndum.

Un país no puede marchar bajo una dinámica de quién lo hace peor, o quién es capaz de sembrar más terror.  Esperemos ver otra dinámica en este 2008.

No son un grupito

Posted on Actualizado enn

La Ministra de Justicia Celima Torrico y algunos legisladores de su partido, el MAS tuvieron en Sucre una lección pedagógica este jueves.  Más de un mes después de los sucesos  que conmovieron a esa ciudad, verificaron  personalmente que no es “un grupito de oligarcas” el de quienes  criticaban la obstinación de los asambleístas del MAS por elaborar (o dar simplemente curso) a una constituyente bifurcante como la que luego fue preparada, casi a ocultas y en las horas chicas, tanto en la Academia Militar de Sucre como en Oruro. Hay una mayoría en la capital que se siente defraudada.

Igual verificación numérica debe haber tenido el Vicepresidente en Santa Cruz.

Son cada vez más los lugares a los que las autoridades no pueden hacerse presentes porque carecen de seguridad. Es ridículo, pero expresivo de la bifurcación boliviana.

Alerta aquí al lado: Soberanía Amenazada

Posted on Actualizado enn

Bajo este título, en la prensa brasileña se publicó esta semana el siguiente artículo del periodista Newton Carlos, uno de los más conocidos de Brasil. Conviene leerlo y establecer palarelos y conclusiones. La traducción es del blog.

-0-

Soberanía de la amazonia amenazada

Errores del gobierno brasileño y del Congreso facilitan las maniobras para internacionalizar la región.

Por Carlos Newton

El movimiento para la internacionalización de la Amazonia, que ya cuenta con el apoyo ostensible de los países desarrollados y de la ONU, preocupa no solamente a las Fuerzas Armadas Brasileñas, sino también a instituciones importantes de la sociedad civil, como la masonería, que acaba de concluir un estudio minucioso sobre la cuestión.

Presidido por el abogado Celso Serra, miembro de la histórica logia Dous de Dezembro, el grupo de trabajo creado por la masonería, denuncia los errores cometidos por el gobierno brasileño en la votación de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobada por la ONU en septiembre de 2006 y que abre el camino a la posibilidad de pérdida de soberanía nacional sobre esta extensa región.

Además, el documento masónico demuestra que la situación está siendo agravada también por omisión del Congreso, que se prepara para ratificar el acuerdo internacional de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas, sin realizar las necesarias objeciones.

El estudio denuncia que la enmienda 45/2004 aprobada por el Congreso y ya incorporada a la constitución, determina que “los tratados y convenciones internacionales sobre derechos humanos que fuesen aprobados, en cada cámara del Congreso Nacional, en dos turnos, por tres quintos de los votos de los miembros respectivos, serán equivalentes a las enmiendas constitucionales.

Hasta entonces, con jurisprudencia del Supremo Tribunal Federal, se entendía  que los tratados internacionales –inclusive aquellos que tratan de materias relativas a los derechos humanos- eran incorporados al Derecho brasileño con status sólo de ley ordinaria, pero la enmienda 45/2004 transformó esos acuerdos en normas constitucionales.

Así, para que la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas sea incorporada a la constitución, basta que se obedezcan los límites formales establecidos para la edición de las normas constitucionales, es decir la deliberación en cada cámara del congreso, en dos turnos de votación, con aprobación de tres quintos de los votos de los congresistas.

“Será una norma constitucional y el Supremo Tribunal Federal –por más patriotas que sean sus miembros- no podrá estar en contra. Ordenará cumplirla pues el punto de apoyo jurídico estará creado”, advierte el presidente del grupo de trabajo creado por la Logia Masónica Dous de Dezembro, subrayando que ese error no fue cometido por los representantes de Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelandia y Australia en la ONU, pues votaron contra la Declaración de los Pueblos Indígenas.

Serra cita como ejemplo de un acto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), denominado Convención Relativa a los Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, cuyo texto extrapola las relaciones de trabajo e ingreso en los asuntos “tierras” y “recursos minerales” (artículos 13, 14, 15, 16, 127, 18 y otros) estableciendo condiciones objetivas para el futuro golpe sobre el territorio brasileño, a través de la en mancipación de las áreas indígenas.

“El Congreso Nacional aprobó mansamente esa Convención de la OIT, sin rechazar los artículos que llevaban la intención de crear condiciones objetivas para la mutilación del espacio territorial brasileño”, denuncia el representante de la masonería.

En su modo deber, es necesario que se diga, escriba y alerte que la posición asumida por el gobierno brasileño en la ONU, si fuera confirmada por el congreso, quien dirá la palabra final, podrá ser entendida y encarada como norma constitucional, a ser cumplida inexorablemente en perjuicio delos propios brasileños.

“Ante esa situación, es necesario dar todo apoyo a las Fuerzas Armadas brasileñas, garantizándoles el derecho pleno e irrestricto de mobilización por todo el territorio nacional, incluso con reforzamientos de presupuestos para la preparación de personal, mantenimiento, reequipamiento y adquisición de artefactos modernos, pues jamás conseguiremos defender y preservar la Amazonia brasileña, manteniendo soberanía sobre ella, con equipos obsoletos y deteriorados y sin contingente adiestrado”, señala Celso Serra.

En fin, la masonería recomienda que se le de una nueva redacción al artículo 231 de la Constitución porque, según advierte el jurista  Ives Gandra Martins, de la forma en que está redactado, por ese dispositivo, gracias a una visión errónea de los constituyentes de 1988, los pueblos indígenas representan naciones diferentes de la brasileña, cabiendo a la Unión (Federal) solamente la carga resultante del papel de protectora de ellos y de los bienes que no pertenecen a Brasil.