Día: enero 16, 2008

El país en su laberinto

Posted on Actualizado enn

Nota: Pues llegó el viernes con el anuncio del gobierno de que por causa de la preparación del Mensaje Presidencial la próxima semana (dos años de gobierno), quedaba aplazada hasta el miércoles la entrega del documento con la posición oficial respecto al IDH. Continúa, pues, el suspenso…

-0- 

El país entero ha pasado de la catarsis  del pasado día 7 al suspenso agobiante de las horas que nos separan del viernes, cuando sabremos si las tinieblas del túnel en el que nos encontrábamos empiezan a ceder verdaderamente a la luz de la racionalidad. El viernes se sabrá en qué medida el gobierno del presidente Morales está dispuesto a marchar atrás en el recorte de los recursos de las prefecturas a través del Impuesto sobre los Hidrocarburos (IDH) para financiar el Bono Dignidad.

No hay nada firme ni tangible pero me parece que en toda Bolivia prevalece una atmósfera de expectativa, como si se aproximara el final de una pesadilla, o el comienzo de otra.

Este martes por la noche algo de razón afloró en la tercera reunión P2 (Presidente-Prefectos): fue autorizada de nuevo la presencia de la prensa y la transmisión televisiva directa desde el Palacio de Gobierno. Pena que los canales comerciales cruceños desaprovecharon la oportunidad. Debemos agradecer a Canal 7 el haber desempeñado su papel de estación de todos los bolivianos y transmitirnos la reunión entera.

Algunos apuntes:

Al concluir las ocho horas de encuentro, se abre la posibilidad que una comisión de notables desenmarañe la constitución (uno o dos constitucionalistas por departamento) del MAS y la ensamble con los estatutos autonómicos. Si ese fuese el camino, el país estaría en una metamorfosis prodigiosa. Pero la idea no ha sido formalizada. Queda, simplemente, como una posibilidad.

Al comenzar la tercera ronda P2, por los prefectos, ingresa al cuadrilátero el cruceño Rubén Costas. Trae de vuelta los tres temas que amarran al país: El proyecto aprobado contra las normas legales, sin lectura, con artículos que chocan entre sí, y con la oposición abierta de la mitad del país; las autonomías departamentales y el IDH.

Esta vez, la reunión pública tiene una variante importante: Santa Cruz se apertrechó con su peso pesado constitucionalista, Juan Carlos Urenda. El abogado cruceño intentaba llevar luz directa al presidente sobre el contenido y sentido de la autonomía y sus estatutos. El presidente fue visto escuchar con extrema atención, a ratos con las manos apoyando el mentón o con el rostro reposando sobre la palma de la mano izquierda. Por lo visto, la que cantaba Urenda parecía una canción que el presidente nunca había escuchado o no le habían hecho escuchar. “Las autonomías no han sido inventadas por los comités cívicos ni por Santa Cruz…Son una verdadera profundización de los valores democráticos”. Y luego cita algunos de los errores de forma y de substancia cometidos por el ahora proyecto masista de constitución.

El presidente luce de buen ánimo y subraya su preocupación por la unidad de Bolivia indicando que el té que tomó con los prefectos poco antes tenía ingredientes del oriente y occidente. Y al acabar la exposición de Urenda le pide convertirse en su asesor.

Leopoldo Fernández retrotrae la discusión a los que llama sus orígenes: El desconocimiento de los asambleístas del gobierno de la norma de dos tercios, que determinó 480 días de empantanamiento –dijo- en los que no se aprobó un solo artículo. Y luego, en sólo dos noches, fueron aprobados 411, en la academia militar de La Glorieta y en Oruro.

El gobierno sale con su escuadra, blindada para cargar a fondo contra Urenda. Es el enemigo a derribar. El primero es el Viceministro Fabián Yasic. Explica pormenores del proyecto de constitución aprobado en dos noches.

Los ánimos parecen comenzar a electrizarse de nuevo. Costas reclama: Ya está bueno seguir “jocheando” (provocando)…”Si queremos ir en busca de un gran acuerdo nacional volvamos al vicio inicial de todo esto (los 2/3). Y si no, pues vamos al referéndum revocatorio, así correrán los votos pero no la sangre de los bolivianos”.

Urenda vuelve a tener la palabra. Responde a los recortes traídos por Yasic sobre opiniones vertidas tres o cuatro años atrás. No existen las contradicciones, dice, señaladas por el viceministro. Luego lanza una novedad para el presidente: los departamentos con estatutos no son sólo Saznta Cruz. Hay otros tres. Pando, Tarija y Beni asienten. Y, entre otros de calibre, presenta un argumento que es golpe rudo para los que inspiraron el proyecto: En más de 40 oportunidades el proyecto del MAS habla de los pueblos indígenas. En la constitución de Africa del Sur la palabra “negro” no aparece ni una sola vez.

El presidente asume una posición: No puedo ordenar a mi bancada redactar una nueva CPE. Eso no es avanzar…

El tarijeño Mario Cossío tiene su noche política estelar. Recapitula incidentes durante el proceso de la asamblea y la aprobación del recorte para el IDH (senadores suplentes trasladados a la sede de gobierno en aviones oficiales y bloqueo del ingreso de los titulares al Palacio Legislativo. Enumera las fallas que, en su entender, tiene el proyecto oficialista. Extrae una carta pesada: El campo gasífero de San Alberto está en un área indígena. ¿Qué justicia regirá allí? ¿Se atreverán los inversionistas petroleros a venir a Bolivia con una constituyente como la del MAS? ¿Compatibilizar los estatutos autonómicos con cuál constitución? ¿Con la del cuartel de Sucre? ¿Con la vigente actualmente o con la de los tres muertos y cientos de heridos?

El de La Paz, Paredes, rinde homenaje a los masacrados en la calle Harrington de La Paz por el gobierno del Gral. García Meza. Un viceministro dice con sarcasmo fuera de ambiente que “esos no habrían cruzado ríos de sangre” y se suma al homenaje.

EL Vicepresidente García Linera llama a “desdramatizar” la reunión. El Viceministro Arce conviene en que sería bueno dejar que un proceso de revisión del proyecto sea acompañado “por los académicos”.

El presidente, a quien se ve preocupado por llegar a un arreglo y evitar un colapso del diálogo, propone un Pacto Nacional y lee un documento con más de una docena de puntos. Los prefectos dicen No. Es prematuro. Al final queda la sensación de que hay acuerdo para una comisión, pero se desconocen sus características.

Conclusión: Pocas veces en la historia del país se habló tan abierta y francamente. Mérito del presidente. Pocas veces cuatro prefectos (siete, con La Paz, Cochabamba y Chuquisaca, la ausencia acusadora de la reunión) defendieron tan compactamente la reimposición de la legalidad, sus proyectos autonómicos y los ingresos de sus prefecturas. ¿Cuánta luz surgió en el túnel?

Como García Márquez atribuye a Bolívar haber exclamado unos días antes de morir: “Carajos…Cómo voy a salir de este laberinto!”

Miopía televisiva

Posted on

Parece que las estaciones de TV, a excepción del canal oficial, no entendieron la magnitud de la importancia del diálogo P2 (Presidente-Prefectos). Tras iniciarse el encuentro en la tarde, PAT transmitió durante unos 15 minutos o más. Después cortó y pasó a su transmisión habitual. TV7, del Estado, cumplió su función y exhibió las ocho horas del encuentro. No sé cuál fue el comportamiento de las estaciones en otras ciudades. Pero lo normal habría sido que hubiesen peleado cuchillo en boca por transmitir todo el diálogo. Al no hacerlo, por lo menos las estaciones comerciales de Santa Cruz, entregaron a TV7 la audiencia en bandeja. No creo que los zapatos y carteras en oferta que presentaban algunas estaciones hubiesen ganado en interés al que suscitaban las intervenciones de los prefectos y de las autoridades del gobierno.

Hay otra cuestión más allá del “rating”: transmisiones de este tipo de actos educan y fortalecen la conciencia cívica de las sociedades. Y dicen mucho sobre el interés de las estaciones en involucrarse en temas de interés para el destino del país.