Día: noviembre 23, 2007

Deshibernación, disturbios y el signo de Sendero Luminoso

Posted on Actualizado enn

Los sectores oficialistas de la Asamblea Constituyente -un  total de 145 de los 255- han empezado a reunirse en las instalaciones de un Liceo Militar de Sucre, bajo la protección del ejército.  Cuentan con una holgada mayoría de asambleístas.  La de dos tercios (170) no la han conseguído. El resto de asambleístas está en la oposición, que ha decidido no asistir al conclave protegido por efectivos militares. Pero según la presidenta de la AC, Silvia Lazarte, el Movimiento al Socialismo (MAS) y sus aliados se proponen aplicar la norma de los dos tercios a partir del quórum mayoritario de asistentes. La transmisión oficial de la sesión indica que bastarán 95 votos para alcanzar los dos tercios y aprobar el o los textos que se presenten a su consideración. Una intensa lluvia caía sobre la capital legal de Bolivia.

La puesta en marcha de la AC, que originalmente buscaba “refundar” Bolivia, ocurrió dos días después que el Vicepresidente exhortara a sus miembros a “ser audaces”  y el presidente les pidiera entregar al país una nueva Carta Magna como “regalo de Navidad”.

Y, además, tras el conjuro lanzado por campesinos de la región de Achacachi, en el atiplano paceño, al descuartizar y degollar por lo menos dos perros, de acuerdo a imágnes mostradas por la TV, en señal de su decisión de ir hasta Sucre y garantizar el funcionamiento y final de la asamblea. Encima de la fotografía de los perros degollados fueron puestos carteles, en uno de los cuales se lee “Comité Cívico de Chuquisaca” y en otro “Comité Cívico de Santa Cruz”. Los dos son opositores a las políticas del gobierno del presidente Morales.  

En el trasfondo de las imágenes televisivas se escuchaba la voz de un dirigente campesino que dice: “Así los vamos  a matar” y menciona al principal dirigente cívico de Santa Cruz. Luego, con toda sangre fría, procede con un machete a cortar la cabeza de uno los perros, colgado patas arriba de un travesaño sobre dos palos. Al cabo de tres o cuatro pasadas del machete sobre el cuello, la faena sanguinaria llega a su climax. La cabeza del animal rueda por el suelo y su cuerpo trémulo y sangrante aparece en agonía final.

El acto fue una reminiscencia tenebrosa del nacimiento del movimiento guerrillero maoísta Sendero Luminoso, al rayar el año de 1981, en Lima, con el degollamiento de cuatro perros que amanecieron colgados de cables eléctricos en la capital peruana.  El acto desencadenó una guerra sangrienta entre insurgentes y contra-insurgentes que costó unas 70.000 vidas en Perú a lo largo de una década y que llegó a su término solamente cuando fue capturado, enjuiciado y encarcelado el líder de esa agrupación, Abimael Guzmán, en 1992. Ahora cumple cadena perpetua.  Sendero Luminoso se inspiraba en la “Revolución Cultural” que lanzó Mao Tse Tung en la segunda mitad de la década de 1960 cuya principal característica era su rechazo radical a todo cuanto representaba Occidente (los países regidos por el capitalismo). Sus seguidores extraían enseñanzas de un “Libro Rojo” con citas de Mao.  Según ellos, hasta las zanahorias crecían más gordas con la lectura de esas máximas.  

El acto en Achacachi pareció cuando menos irónico. El degollamiento de los perros en Lima era un símbolo de repudio a “la banda de los cuatro” representada por la viuda de Mao Tse Tung y otros tres dirigentes opositores a Chou en Lai. Chou acabó imponiéndose y, en su rastro, Chou siguió las huellas del capitalismo en la zona costera de su país, a partir de la cual la economía empezó a desarrollarse y modernizarse hasta ser lo que es hoy: la que más crece en el mundo. 

Los asambleístas oficialistas, con la decisión de hoy, parecían seguros de cumplir hasta el 14 de diciembre con la entrega de una nueva carta constituyente. El principal partido opositor, Podemos,  a través de su principal dirigente Jorge Quiroga, declaró que las Fuerzas Armadas habían tomado un paso peligroso al ofrecer sus instalaciones para un acto “ilegal”.

En Santa Cruz,  dirigentes agropecuarios se apostaron frente a la oficina de comercialización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para exigir la entrega de combustible que garantice la actividad agropecuaria. Sus dirigentes protestaron contra la “bárbara represión” policial a estudiantiles de Sucre. En la noche, el Comité Cívico de la región anunció que Santa Cruz desconocerá “por ilegal cualquier resultado que salga de ese cuartel militar” y se disponía a adoptar medidas aún no conocidas.

En Sucre estallaron los disturbios  tras instalarse la asamblea y continuaban hasta iniciada la noche.  La policía lanzó profusamente descargasde gases lacrimógenos sobre grupos de estudiantes que protestaban por la instalación oficialista de la AC, pero hasta el anocher no había una cuantificación cierta de bajas y/o detenidos. Informes radiales oficalistas informaron que había 12 personas detenidas. La cadena televisiva Bolivisión dijo que eran cuando menos 40 y habló de unos 50 heridos.  Mostró imágenes de multitud de sucrenses que ocupaban la plaza central.

Todo el país estaba en vilo desde el estallido de los disturbios.  

Preparativos de evacuación

La Embajada de Francia envió circulares a sus ciudadanos residentes en Bolivia para que estén listos para abandonar el país. “La situación política y social de Bolivia es tensa”, dice la circular, y advierte que los riesgos de enfrentamientos son altos. Sugiere a sus conciudadanos tener en sus casas alimentos y medicinas indispensables.

Hace un mes, las Fuerzas Armadas de Brasil, en una operación calificada como “de rutina”  habían realizado maniobras de preparación en caso que tuvieran que evacuar brasileños de Bolivia.