Día: noviembre 19, 2007

Aguas picadas

Posted on Actualizado enn

Noviembre 20

Mientras la Asamblea Constituyente agonizaba, al mediodía de este 20 de noviembre estaban en curso en Sucre enfrentamientos entre campesinos del partido de gobierno  y activistas que defienden la causa de la “capitalidad plena”.  No había noticias de bajas ni detalles sobre los choques, pero en el trasfondo de las transmisiones radiales se escuchaban gritos enardecidos de los bandos en pugna. El cónclave está en un callejón sin salida a la vista.  No ha logrado aprobar ni un solo artículo de la nueva Carta Magna, tras 450 días de funcionamiento.  El intento de redactar una nueva constitución para “refundar” Bolivia ha perdido relevancia ante los ojos de segmentos numerosos  de bolivianos. Hablar del tema en cualquier ambiente es abrir paso a la molestia y la irritación.   

-0-

 Están en curso los últimos esfuerzos para extraer a la Asamblea Constituyente de su condición de cuerpo en hibernación.  El plazo original de 30 días, impuesto a principios de septiembre para ver si en ese lapso se descubrían fórmulas para curar los males que obligaron a someterla al congelamiento, venció en octubre. Pasó octubre y noviembre se acaba.  Hoy era otro día decisivo para esta asamblea, que nació acunada al clamor de «cambio» (término utilizado inflacionariamente en los últimos años y con frecuencia sin claridad alguna) que reclamaban muchos bolivianos y que hasta ahora ha sido un monumental fiasco. Antes que esbozar un mapa para la Bolivia del siglo 21 ha sido promotora de desencuentros y de antagonismos cada vez más radicales. Pretender que en pocas horas se habrá  secado el pantano en el que se atascaron los constituyentes (capitalidad, el tema mayor y talón de Aquiles del gobierno y su partido) es casi una ilusión.  Las aguas políticas bolivianas están otra vez embravecidas.  Los constituyentes trabajan (¿?) horas extraordinarias para evitar un naufragio que en esta «hora 25» se asoma cada vez más visible a la vuelta de la esquina. Pero los esfuerzos de la jornada fueron infructíferos. No se llevó a cabo la reunión plenaria que debía realizarse en la tarde.  La AC, pues, continúa «constipada»  por la «capitalidad». El gobierno asegura (lo dijo el Ministro de Coordinación Gubernamental) que el 14 de diciembre expira fatalmente el plazo para redactar una nueva Carta Magna.