Día: octubre 24, 2007

Violencia en Santa Cruz

Posted on Actualizado enn

 La relativa tranquilidad cruceña de los últimas días fue rota esta tarde cuando grupos de manifestantes, estudiantes universitarios en su mayoría, intentaron romper las puertas de las oficinas de impuestos internos y tomaron brevemente las oficinas de YPFB, en el centro de la ciudad. Los manifestantes protestaban contra la decisión del gobierno de disminuir a las universidades, prefecturas y municipios los recursos provenientes de los hidrocarburos.

La policía intervino, de acuerdo a las imágenes mostradas esta noche por la TV,  lanzando gases lacrimógenos profusamente cuando los manifestantes, a puntapiés, palos y pedradas, intentaban romper los accesos a las oficinas de la Dirección de Impuestos Internos. Por varias calles próximas a la Plaza 24 de Septiembre, la principal de la ciudad, el ambiente se volvió irrespirable a causa de los gases lacrimógenos.  La batahola continuó durante el resto de la tarde y hacia el anochecer, la policía había tomado el control de la sucursal de YPFB y apostado a agentes con motocicletas en sus esquinas, cuyos accesos estaban bloqueados, me dijeron vecinos del lugar.  También ellos me informaron que al anochecer, helicópteros sobrevolaban la zona. No pudieron precisar si eran helicópteros policiales o militares. Pero era la primera vez que eso ocurría en mucho tiempo en esta capital.

La batahola en Santa Cruz no fue la única. Hubo también disturbios en Trinidad, la capital del Beni, donde las autoridades habían pedido la salida de técnicos militares venezolanos que cooperan en obras de ingeniería.

Pero en ningún caso, que se hubiese sabido durante la tarde,  hubo registros de heridos de gravedad.

A la tensión que se vivió durante algunas horas en las dos ciudades,  se sumó el rechazo completo de Sucre a una propuesta del gobierno para que ceda en su reclamo por la capitalidad plena. Se ofrecía a Sucre ser las ede de la inauguración anual del congreso, de sesiones especiales y otras concesiones que los sucrense consideraron simplemente “endulzantes” para soslayar su demandade capitalia total que ellos quieren discutir -y La Paz y el gobierno se oponen- en la Asamblea Constituyente. La propuesta fue leída en la tarde por el vicepresidente Alvaro García y al poco rato el comité cívico de Sucre la rechazó con términos duros pues mantenía  la exclusión del tema de los debates formales de la truncada Asamblea Constituyente.  Algunos amigos que residen hace muchos años en Santa Cruz me decían que el clima político y las manifestaciones que empiezan a  tomar las calles ya se aproxima al que caracterizó a gobiernos anteriores, que se hundieron en una vorágine de violencia.  Espero que todo retome su curso normal.

La violencia en Santa Cruz estalló cuando desde los balcones de la prefectura de la ciudad hablaban las autoridades protestando por los recortes presupuestarios dispuestos por el gobierno para atender la cobertura de un bono para las personas mayores de 60 años, equivalentes a unos 310 dólares anuales. Las autoridades regionales responsabilizan al gobierno por la falta de recursos.

Hasta ese momento el clima era relativamente ameno, y había dos personas disfrazadas de macacos , una con uniforme militar,  en una parodia al disgusto que causó en el gobierno que el Prefecto de la ciudad Rubén Costas hubiese llamado de macaco al presidente venezolano Hugo Chávez, la semana pasada.     

Hace una semana, también hubo violencia en esta ciudad, pero localizada en su aeropuerto, tomado por tropas del Ejército durante poco más de 30 horas.

P.S. Hoy jueves estaré ausente y retornaré por la noche.

Lula y Chávez: La Gran Diferencia

Posted on

Tomado de un artículo escrito por el periodista brasileño Luiz Weis, en O Estado de Sao Paulo, de hoy, y  transcrito por el blog de Ricardo Noblat (http://oglobo.globo.com/pais/noblat/), en Brasilia:

“Por qué Lula prefiere negociar”

“Un día Lula le comentó a Hugo Chávez cuál era, bajo su entendimiento, la gran diferencia de comportamiento de ambos. Hablaban de las relaciones de sus gobiernos con los Estados Unidos, y el brasileño observó, quizá con menos palabras que las que siguen, que la formación militar había dejado en su interlocutor una afinidad con la lógica del enfrentamiento. En ella, la meta de cada una delas partes es necesariamente imponerse a la otra, traspasando para el terreno político lo que los teóricos de la guerra esperan que suceda en los campos de batalla. El, Lula, en  cambio, había aprendido en la escuela del sindicalismo que la negociación es preferible a la confrontación  precisamente porque su resultado no es un juego de suma cero en el que el vencedor se queda con todo.

Pues si los trabajadores de una fábrica consiguieran dejar al patrón de rodillas, haciéndole cumplir todas las exigencias apuntadas sobre su pecho, correrían el riesgo de ser golpeados por el efecto boomerang  si eso debilitase a la empresa al punto de llevar a sus líderes a no ofrecer nuevos empleos y, peor, a despedir obreros. ..”·