Día: octubre 7, 2007

Victoria huérfana

Posted on Actualizado enn

 Suele decirse que las victorias tienen muchos padres y que las derrotas son huérfanas.  El triunfo del ejército boliviano sobre las guerrillas que condujo en 1967 Ernesto Che Guevara  es un hecho paradojal pues ahora parece huérfano de progenitores. Nadie, o muy pocos, fuera de los actores principales que sobrevivieron, se asocia a la victoria ni la celebra. Para comenzar, el gobierno del presidente Evo Morales hasta esta semana se hacía a un lado en una supuesta actitud neutral, pero hoy, 8 de octubre, decidió incorporarse a las conmemoraciones guevaristas e ignorar las que se habían organizado para recordar a los soldados caídos en combates y rememorar el triunfo del ejército.  Morales fue hasta Vallegrande, donde habló ante cientos de seguidores y admiradores del Ché.

Los homenajes en Vallegrande contrastaron con la orden impartida por el Alto Mando para que se realicen solamente actos privados en los cuarteles en los que se preparaban  conmemoraciones.  

El gobierno, a través de su agencia de informaciones (ABI) parecía conmemorar la fecha a todo dar: 24 artículos sobre acontecimientos relativos  a la muerte del Che estaban registrados hasta anoche en su página web. Ninguno está relacionado con la conmemoración en los cuarteles, que este lunes debía ocurrir de manera discreta.

La página (www.abi.bo)  que aparece en la pantalla al oprimir el botón sobre el ícono del Che lista artículos a partir del 24 de septiembre. Abre con el anuncio de un encuentro internacional Che Guevara en Vallegrande y cierra este domingo 7 con una llamada que dice que Cuba se apresta a recordar 40 años  de la muerte del  comandante guerrillero.

Un historiador que se enfrente por primera vez al tema se preguntará: ¿Quien ganó? Y por la conmemoración  multitudinaria y jubilosa de unos y el recogimiento de otros creerá que ganó el lado que perdió.

Una falla fundamental

Posted on Actualizado enn

En su obra La Guerrilla Inmolada,  el Gral. Gary Prado Salmón  tiene un capítulo evaluativo de la campaña de 1967 en el que destaca algunos errores cometidos por Che Guevara, en contradicción con sus propias enseñanzas.  En el subtítulo sobre la organización de la guerrilla, subraya una de las lecciones teóricas del jefe guerrillero: Lo que no debe hacerse nunca es fraccionar la unidad de una guerrilla, y comenta (op.cit pag. 260) : “La no observancia de esta regla fue una falla fundamental y de profunda influencia en el accionar de la guerrilla. Descubierto el foco y obligados a abandonar el campamento, el Che decide “sacar a todo el mundo y operar un poco por la zona de Muyupampa” (Diario del Che, anotación del 14 de abril) internándose así en una región que no había sido explorada anteriormente, desconocida por consiguiente por todos. Cuando tres días después resuelve el comandante seguir directo a Muyupampa para intentar la salida de Danton y Pelao, ordena a Joaquín, al mando de la retaguardia, “permanecer en la zona y esperarlos hasta su regreso” (anotación del 17 de abril), sin establecer claramente uno o más puntos alternativos de reunión.   Esta separación de la guerrilla en dos grupos la debilita y ocasiona que pueda ser destruída por partes, y aunque durante cuatro meses los dos grupos se buscarán constantemente, jamás volverán as encontrarse, perdiendo así el Che a uno de sus hombres más fieles, Joaquín, que desde su incorporación a la Sierra Maestra en 1958  había servido  a sus órdenes, primero como simple soldado, luego como Teniente y Capitán hasta alcanzar la jerarquía de Comandante”.