Mes: septiembre 2007

Constituyente hibernante

Posted on Actualizado enn

La Asamblea Constituyente ha sido puesta en receso durante un mes, con la esperanza  que hasta  entonces estén superadas las dificultades que la colocaron en el umbral de un colapso irreversible. Como en los casos de hibernación, en que unos pocos multimillonarios han decidido que sus restos permanezcan hibernados  a temperaturas próximas al cero absoluto (-273º) mientras la ciencia trabaja para curar los males que provocaron su partida –que ellos esperaron  fuese temporal- de esta vida. En esas esperanzas juega mucho el azar. La espera puede ser de meses, años, décadas, quien sabe si de siglos. En el caso de la AC no hay señales ni remotas de que los males que llevaron a su deceso temporal (¿?) serán superados en 30 días. Para comenzar, hay quienes dentro de la propia Asamblea quisieran que la partida fuese definitiva.  

Algunas preguntas claves para los próximos 30 días (acaba de pasar uno): ¿Renunciará el MAS a su visión de país plurinacional, comunitario, libre, independiente, soberano,  democrático, social,  descentralizado, con autonomías territoriales, cuyo debate sobre su pasaje de la verborragia incomprensible a la práctica estuvo entre las causas que atascaron las ruedas de la Constituyente? O ¿aceptará sumiso el mandato legal de los dos tercios para todas las decisiones constituyentes?  O ¿dejará de regatear la cuestión de las autonomías departamentales? ¿Insisitirá en la reelección presidencial indefinida? ¿Seguirá oponiéndose a que la Asamblea trate el tema de la capitalidad plena que reclama Sucre para sí?   Y  la oposición ¿dejará de ver un paso siniestro  en toda movida del MAS? En otras palabras: ¿se restablecerá la mutua confianza?

Si lo consiguen, los de la platea aplaudirán hasta ampollarse las manos. Yo me reservo una razonable dosis Santomasiana de duda. 

  

Torbellino

Posted on Actualizado enn

Cerrar el Senado (porque no ratificó la decisión del MAS en la Cámara de Diputados que quería enjuiciar a cuatro magistrados del Tribunal Constitucional), cambiar la sede de la Asamblea Constituyente y llevarla a Oruro (lo que la volvería clandestina, pues por ley debe funcionar en Sucre) , plazo de 48 horas (lanzado por dirigentes campesinos del gobierno) para que  Sucre deje funcionar a la Asamblea, amenazas sobre la Expocruz, la mayor feria agroindustrial boliviana (del 21 al 30 de septiembre), que desde hace más de tres décadas, se realiza en Santa Cruz. Y hasta la Iglesia Católica es acusada de querer el cierre de la Asamblea, que en sus 13 meses de funcionamiento ha sido una colosal fuente de desencuentros entre bolivianos. El gobierno y su partido parecen envueltos en un torbellino, gran parte de su propia creación, del que ahora no consiguen escapar. El margen de maniobra se les estrecha y si corren, como dicen en Brasil, la fiera los alcanza; y si no se mueven, la fiera los devora.

Tras la turbulencia de la madrugada (unos 40 heridos y decenas de presos), la ciudad de Sucre  estuvo tranquila el resto del día jueves. La población consiguió mantener en jaque a la Asamblea Constituyente, reclamando que rectifique la decisión de dejar fuera de sus deliberaciones el tema de la capital. ¿Sucre o La Paz? El gobierno ya anunció que no quiere que se toque el tema y que, en todo caso, está con La Paz. Este sábado el Poder Judicial debe pronunciarse sobre un pedido de amparo contra aquella decisión. La Paz está alerta. Amenaza con levantarse si el fallo favorece a Sucre y declara ilegal el marginamiento del tema de la capitalidad de los debates de la asamblea. Ahí vendría la prueba suprema para el gobierno del presidente Morales. Volver sobre sus pasos equivaldría a una inmolación política. Pues, como dicen en Venezuela, “chivo que se devuelve (retrocede, da marcha atrás), se desnuca”.

¿Constitución clandestina?

Posted on

Si la Asamblea Constituyente llegase a funcionar y a aprobar  la Constitución que propone el MAS, sería la primera Carta Magna aprobada en la clandestinidad. Pues su aprobación sigilosa podría ocurrir sólo por descuido de la oposición. Una constitución gestada a escondidas no tendría futuro alguno.

Preguntas simples para un buen reportaje

Posted on Actualizado enn

Desde que hace unas dos semanas el Vicepresidente, Sr. García Linera, anunció que quería ver “no 10.000 sino 100.000” campesinos en Sucre y sus alrededores para garantizar el funcionamiento de la Asamblea Constituyente, he estado preguntándome el costo de la movilización. No he leído ninguna información periodística que se aproxime a una respuesta. He hecho mis propios cálculos: unos 20 bolivianos diarios por cada campesino, como mínimo. Eso representa unos dos millones de bolivianos por día para movilizar a 100.000. Si se consideran los costos de transporte, divididos a lo largo de una semana, se tendrían unos dos millones adicionales. O sea, 16 millones de bolivianos, para una semana de esa cantidad de gente en Sucre. Si es quela ocupación no dura más. Son el equivalente a unas cuatrocientas escuelas rurales. O unos 40.000 salarios mínimos mensuales. O tal vez un buen hospital, modernamente equipado. Si fueran dos semanas de ocupación, los costos se doblan. Pero nadie, ningún medio informativo que yo haya leído me ha informado de costos ni de dónde sale ese dinero. Supongo que no sería nada difícil para un buen equipo de reporteros aproximarse hasta los movilizados y empezar a preguntar: ¿Cómo llegaron? ¿Quién los trajo? ¿Quién les paga la alimentación o los viáticos diarios? ¿Cómo quedaron en casa? ¿Quién es el dueño (s) del camión o del ómnibus transportador? ¿Quién lo (s) contrató? ¿Por cuánto? Las respuestas podrían echar luces sobre el fenómeno de las movilizaciones en Bolivia y su financiamiento. Y servirían para ilustrar de dónde emanan los recursos para ésta y otras movilizaciones. De cualquier color. Sería un halago a la verdad y el público se sentiría agradecido.

-0-

Otra: Una información que se publica hoy en Santa Cruz dice que “una hábil maniobra” de la oposición en el Senado permitió que fuese archivado el pretendido juicio contra los magistrados del Tribunal Constitucional. No se informa sobre cuál fue esa maniobra. (Ojo: Aquísólo he tratado poner de relieve los descuidos de redacción que solemos ver en los medios).

Otras constituyentes

Posted on

En Brasil hay estos días un intenso debate sobre una reforma parcial de la constitución, para debatir exclusivamente determinados asuntos. Encontré interesante el debate que, como se verá abajo, es complejo. Algunos conceptos fácilmente encontrarían sitio en Bolivia.

De Folha de São Paulo Martes, 04 de septiembre de 2007 MICHEL TEMER

Constituyente significa ruptura del orden jurídico. Romper el orden jurídico significa desestabilizar las relaciones sociales. Al final, el derecho existe para establecer las reglas de juego, volviendo seguras las relaciones de las órdenes más diversas: laborales, comerciales, civiles, tributarias, electorales. Cuanto menos se modifica la estructura normativa, más estabilidad gana el país. Cuanto más estable es el orden jurídico, mayor es la seguridad social. Una constituyente vuelve inestable la seguridad jurídica porque nadie sabrá cuál será su producto.

Lamentablemente, cultivamos la manía de legislar a todo momento y casi siempre de manera provisoria.

Se acostumbra entender que el Poder Legislativo productivo es aquel que fabrica una gran cantidad de leyes, como si fuese una usina. Por otro lado, una constituyente sólo puede ser convocada ante situaciones excepcionales. Solamente la excepcionalidad político-constitucional la autoriza.

Fue así con la Constituyente de 87/88. Salimos de un sistema autoritario para uno democrático, y la nueva norma jurídica debía retratar, como lo hizo, la nueva moldura.

Bajo esa configuración, es inaceptable la instalación de una constituyente exclusiva para proponer la reforma política. No vivimos un clima de excepción y no podemos devaluar la idea de la constituyente, sea ésta exclusiva o no.

Su presupuesto se funda en cierto elitismo, pues sólo personas supuestamente más preparadas y con mayor vocaçión pública podrían participar en ella. Lo cual, en verdad, constituye la negaçión del sistema representativo. En una sociedad multifacética como la nuestra, multiforme habrá de ser la representación popular.

Con todos sus defectos, el Congreso representa a las varias clases sociales y los segmentos productivos más diversos. Para realizar la reforma política, no es necesario invocar una representación exclusiva. Basta estimular los bríos de los representantes actuales, quienes se atreverán a realizarla.

Por lo demás, para hacer justicia a ese órgano parlamentario, los debates sobre la reforma política son procesados intensamente. Se trata de uno de los asuntos más discutidos en las campañas electorales.

Con yerros y aciertos, el hecho es que los debates continúan. Y ciertamente continuarán a figurar en la orden del día. Eso no significa que estemos contra las consultas populares, incluso porque en los términos de la constitución actual, “el poder emana del pueblo, que lo ejerce directamente” (y subrayo “directamente”). Lo que puede hacerse, por ejemplo, es obtener una autorización popular, plebiscitaria, para permitir la revisión del pacto nacional y de otros asuntos que son inmodificables en el texto constitucional (las llamadas cláusulas fundamentales). Y, puesto que pongo un alerta, ni se piense en modificar los derechos y las garantías individuales y los derechos sociales.

Todo indica que ese es el mejor camino, incluso porque, convengamos, hay asuntos complejos que deben ser resueltos: Cómo realizar una constituyente exclusiva? Los actuales parlamentarios podrían participar? Si participan, tendrían dos mandatos, uno constituyente e otro ordinario? Quién participa da constituyente exclusiva puede ver cercenado su derecho de ciudadano de participar de una legislatura ordinaria? No sería una restricción a la ciudadana? Cómo funcionarían la constituyente exclusiva y a legislatura ordinaria? Habría sobreposición de actividades? Durante la Asamblea Constituyente de 87/88, sólo funcionó la actividad constituyente. En suma, una constituyente exclusiva para a reforma política significa desprestigiar a la actual representación. Es la prueba de nuestra incapacidad de actualizar el sistema político-partidista y electoral. Creo que llegaremos a un buen final.

Bien o mal, la Cámara Baja ya trató el asunto de la fidelidad partidaria. Y el Senado Federal ya aprobó la regla relativa a las coaliciones partidarias. Por discutir persisten las propuestas sobre el financiamiento de campañas y el sistema de voto para la elección de los representantes. En las últimas elecciones ya se prohibió cierto tipo de propaganda de los candidatos. O sea, ya se ha hecho mucho. Y claro que queda por incluir temas importantes, como el de la suplencia de los senadores. Todo eso, empero, continuará siendo debatido. No se piensa extinguir el debate en la actual legislatura ordinaria.

 MICHEL TEMER, 66, abogado y profesor de derecho constitucional de la PUC-SP (Pontificia Universidad Católica de São Paulo), diputado federal (PMDB-SP) y presidente nacional del partido. Fue presidente de la Cámara de Diputados e Secretario de Seguridad Pública del Estado de São Paulo.

Ignorar a Sucre

Posted on

Y preferir bailar el bolero romántico con la propia hermana, como solía decirse. Es lo que el gobierno parece haber hecho al optar por reunirse en Cochabamba con los llamados movimientos sociales, sin la participación de los sectores -que lo aguardaron en vano en el Arzobispado de Sucre-  con los que verdaderamente está en conflicto. Al reunirse con los movimentos que lo apoyan, es como dar un golpe de puño en el aire: no resuelve el problema. Los líderes cívicos sucrenses lo saben. Por eso hay centenas de personas que persisten en la huelga de hambre para que la Asamblea Constituyente (o la mayoría gubernamental) rectifique la decisión de cercenar de los temas de debate el de la capitalidad plena que Sucre reclama. La reunión -los sucrenses pidieron que fuese en Sucre pero el gobierno escogió Cochabamba alegando razones de seguridad- era para que Chuquisaca y La Paz discutiesen el tema. La Paz y el gobierno están dispuestos a hacer concesiones. Y probablemente las harán ante los movimentos sociales. Pero eso no cambiará los términos de la ecuación. A lo sumo, serían sólo un anticipo del diseño final.

Alerta roja: Inflación

Posted on

La inflación llegó al 1,6% en agosto. El total anualizado es del 8,12%. De seguir este ritmo acelerado de encarecimiento del costo de la vida, fácilmente estaremos en la curva de los dos dígitos hacia fines de año. La inflación es la manera más cruel de disminuir indiscriminadamente los magros ingresos de los que tienen menos. Ocurre cuando hay menos inversión, menos crecimiento, menos producción (especialmente de gas natural y alimentos). Puede ser una ventisca, pero las ventiscas pueden convertirse en ventarrones y huracanes arrasadores.