Día: agosto 31, 2007

Mate ahogado

Posted on Actualizado enn

La renuncia irrevocable del prefecto de Chuquisaca, David Sánchez, es un respetable acto de conciencia. No pudo ser escuchado por el jefe de estado por cuyo partido, el MAS, había sido electo. El pueblo que votó por él reclama capitalidad plena, de la que ni el MAS ni el presidente Evo Morales quieren oir. Sánchez no podía colocarse frente a quienes lo eligieron ni tampoco presidir un departamento cuya capital está a punto de ser invadida (el Vicepresidente García Linera ha pedido”no 10.000 sino 100.000″ campesinos en Sucre para el 10 de septiembre.) Renunció y con su decisión ha provocado lo que los ajedrecistas llamarían de “mate ahogado”. De las tres posibilidades que se ofrecen –designación de un sucesor “a dedo” por parte del presidente Morales, designación del segundo más votado en la elección del año pasado, y nuevas elecciones- sólo la tercera parece más viable. Si se opta por la primera, la nueva autoridad carecerá de legitimidad; si se escoge la segunda, enfrentará el mismo dilema que llevó a la renuncia de Sánchez: ¿A quién servir? ¿Al pueblo que lo eligió o al MAS y al gobierno? La tercera padece de vacíos legales. En verdad, nadie gana. Mate ahogado.

Aquí, del lado

Posted on Actualizado enn

La intensificación de las tensiones en Bolivia es también percibida con preocupación por medios periodísticos de países vecinos, especialmente de Brasil. Por razones obvias, Brasil siente que la joya de su corona, Petrobrás, aquí fue maltratada. Sin compartir el tono apocalíptico que conlleva, les muestro lo que dijo esta semana sobre la  Constituyente el influyente diario financiero Valor, de Sao Paulo:  “…si no fuera (la Asamblea Constituyente) encaminada  de manera de buscar el mayor consenso posible,  Bolivia corre el riesgo de una  secesión, cuyo  precio puede ser una guerra civil. Es sobre la posibilidad de un desastre nacional que camina Evo Morales….” El diario ABC Color, de Asunción, ha alertado estos días sobre un supuesto plan venezolano de influenciar Paraguay, a tiempo de subrayar la cooperación que reciben las FF.AA. bolivianas de Venezuela.   En el cuadro debe colocarse  el debilitamiento acelerado de la conexión Brasilia-Caracas en la que el presidente boliviano se apoyó al principio de su gestión. El  presidente Luiz Inacio Lula da Silva se distanció más de Chávez esta semana, con un dardo durante una entrevista concedida a O Estado de Sao Paulo:  “Cuando un dirigente político comienza a pensar que es imprescindible,  que es insubstituible, comienza a nacer un dictadorcito.”  Y enseguida agregó: “No hay tal de que el pueblo lo pide. Mi mandato concluye el 31 de diciembre de 2010. Paso la faja presidencial a otro presidente el  1 de enero de 2011 y me voy a casa a preparar un conejo asado…”La frase suena como un llamado a meditar sobre la idea, que también flota en Bolivia, aunque sin aterrizar.