El paro

Posted on Actualizado enn

Por la contundencia con la que se realizó, el paro de este martes puede  redibujar el mapa político boliviano, o cuando menos  reformar el actual. Independientemente de la magnitud que se le atribuya,  seis departamentos (siete, con Potosí como promotor libre con sus propios paros) expresaron sin medias palabras al gobierno del presidente Evo Morales su disconformidad con la forma en que conduce al país. (Autoridades del gobierrno dijeron que el paro había sido violento, pero el comandante de la policía en Santa Cruz, Miguel  Estremadoiro, las contradijo. Afirmó que, más bien, la violencia había sido mínima). A partir de ahora, insistir en el mismo camino puede ser más peligiroso. Los resultados del paro podrían sentirse siquiera en dos frentes:  en el  juicio a magistrados del Tribunal Constitucional y en la forma de votar en la Asamblea Constituyente y  su rumbo (en este último cabe la espinosa cuestión de la capitalidad). Los dos catalizadores del paro han sido el juicio contra los cuatro tribunos constitucionales y la decisión del Movimiento al Socialismo de dejar de lado la aprobación de la nueva carta por dos tercios de constituyentes  y procurar llevar adelante la redacción con la conformidad de sólo la mitad más uno.  Casualmente, dos tercios del país han levantado la mano y le dicen no. Ahora será difícil hablar de “grupos minoritarios” o de “oligarcas” como la fuente de oposición al presidente  Morales.

Además…

El movimiento de los seis departamentos tiende hacia una mayor coordinación dentro del grupo.  Sus principales dirigentes cívicos tienen previsto reunirse este jueves en Sucre. Sin dar detalles, ya habían anunciado que vendrían ”otras medidas” si el gobierno no daba curso a sus reclamos.  

Un comentario sobre “El paro

    Reynaldo Garcia escribió:
    agosto 29, 2007 en 2:53 pm

    He leído con bastante interés su nota sobre el paro.Estamos en un punto de inflexión y parece que el Gobierno aún no decide que hacer. Si llama a una concertación nacional o simplmente sigue adelante sin ver ni oir sobre el grito de mas de dos tercios del país, principalmente sus ciudades.
    Creo que en parte la prensa tuvo su cuota de participación en la vida actual del país al satanizar y destruir a los partidos políticos que en Bolivia prácticamente han dejado de existir. Hoy nos vemos sin conducción, disciplina y norte que marcaron los partidos políticos, para bien o mal del país.
    Lenin tenía razón. Con sus bolcheviques no hubiera llegado a ninguna parte y fundó el Partido Comunista. Hoy estamos a la suerte de movimientos sociales, comités cívicos nada legítimos que van sin norte a la cabeza de un dirigente que sólo maneja un llamado instrumento político. Estamos al garete en una tormentosa situación que no muestra la salida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .