Día: agosto 17, 2007

Dia de caos

Posted on Actualizado enn

Sucre vivió una jornada tensa este viernes. Y también el resto del país. Los sucrenses, en cuyas calles hubo barricadas y fogatas, manifestaron su indignación con la supresión de los debates de la Asamblea Constituyente de su demanda para reasumir la condición de capital plena de Bolivia que ostentaba hasta hace poco más de un siglo. Hubo un Cabildo Abierto que resolvió dar un plazo hasta el 23 de este mes, el próximo jueves, para que los asambleístas recoloquen en los debates el reclamo por la “capitalidad plena”. Qué vendrá después no es muy claro, pero hay que prepararse para un número creciente de huelguistas de hambre, marchas callejeras y nuevas tensiones. El sistema político boliviano está ante una de sus crisis más agudas. Los frenos del vehículo no responden adecuadamente y no se ve luz al final del túnel. Hoy, grupos de universitarios tomaron la Prefectura del departamento y permanecían allí atrincherados hasta el anochecer. Los comités cívicos de cinco departamentos (Santa Cruz, Pando, Beni, Tarija y Cochabamba) extendieron su apoyo al reclamo de Chuquisaca y preparaban presiones sobre la asamblea para que rectifique la decisión que afecta a Sucre. Habrá repliegue del gobierno y de su partido,  el MAS? Chuquisaca, por lo visto en el cabildo, no retrocederá. El resultado puede ser el cierre, cuando menos temporal, de la Asamblea. Algunos asambleístas, según noticias de la TV, han abandonado Sucre porque no se sienten más seguros. Y hasta ex presidentes de la República manifestaron preocupación por la espiral de confrontación en que la parece atrapado el país. “Ahora el MAS y el gobierno saben que no había sido tan fácil redactar una nueva Constitución Política del Estado”, dijo con sarcasmo el ex presidente Jaime Paz (1992-96). El gobierno no parece mayormente inquieto. El presidente Evo Morales inauguró un espacio deportivo y jugó un partido de fútbol completo.

Falsos empadronadores

Posted on Actualizado enn

Agosto 17, 2007

Hasta algunas casas de la zona sur de Santa Cruz han llegado estos días personas aparentemente enviadas por el Ministerio de Educación con el propósito de averiguar cuántos letrados e iletrados moran en una determinada vivienda. Un ama de casa me contó que la empadronadora se presentó como maestra de escuela y de plano, formulario en mano, le dijo lo que quería averiguar. La dueña de casa rehusó proporcionar dato alguno y se impacientó diciendo que no tenía por qué responder a preguntas de esa naturaleza, menos a una desconocida. La empadronadora le dijo: “La entiendo, señora, pero nos han asignado esta misión como tarea para cumplirla esta tarde. Le aseguro que no estoy feliz haciendo lo que hago y no importa si no me responde. Yo considero que ya cumplí mi tarea.” Enseguida mostró el formulario, que traía el membrete de aquel ministerio, saludó a la entrevistada y se fue. El procedimiento es completamente irregular y el episodio recuerda el que ocurrió a principios de año, cuando a los niños de algunos colegios cruceños se les pedía información sobre la casa en que vivían, número de habitaciones, automóviles, etc. La contrariedad que eso provocó entre los padres de familia desactivó el problema. Es bueno que el estado disponga de un dato tan básico como el de letrados e iletrados en áreas urbanas. Pero esa información surge de los censos oficiales que periódicamente ocurren en el país. No ha habido ninguna información oficial sobre este nuevo supuesto censo, de cualquier manera irregular, y vale la pena estar alerta, incluso por razones de seguridad.

Procurase una lista

Posted on Actualizado enn

Diario, 16 de Agosto, 2007

¿Quiénes votaron por la exclusión del tema de la capitalidad? ¿Y de qué partido son? La lista es indispensable para determinar quienes votaron contra el mandato de sus regiones. Probablemente sea información reservada. Pero ahí están los buenos detectives periodistas para conseguirla. A propósito, no vi que algún medio explicase a fondo las consecuencias políticas de la votación, que ha encendido una mecha que el gobierno no consigue apagar.