Bonanza pobre

Entre los dichos relativos a las estadísticas, hay uno de autor desconocido que llama mi atención por su sarcasmo provocador: “Las estadísticas pueden probar cualquier cosa, inclusive la verdad”.

Un informe de la Fundación Milenio hace unos días debería colocar bajo alerta roja a todas las instituciones gubernamentales que trabajan con la economía. El diagnóstico que se lee en las cifras es preocupante y debería provocar una respuesta de las autoridades. En verdad, acciones más que respuestas verbales.

Hasta hace poco, muchos creían que si en política el país estaba turbulento, en el frente económico estaba con el cielo despejado. No era cierto. Los datos de Milenio nos muestran una realidad que el gobierno habría preferido ignorar.

Es verdad: Bolivia está dentro de un círculo virtuoso que transita por la mayor parte del mundo. Esto se traduce en valores crecientes para sus exportaciones, menos por lo hecho para merecerlo que por el apetito insaciable de materias primas y alimentos causado por el rápido crecimiento de las economías asiáticas, especialmente de China e India. Exportamos menos aunque recibimos más. Es uno de esos fenómenos que rara vez acontece, pues se trata de una excepción. Pero el momento en que los precios retomen su nivel de equilibrio puede agarrarnos con los pantalones en las rodillas.

Es por lo menos irónico repasar los temores que hace pocos años suscitaba el crecimiento de China. Lester R. Brown, el presidente de WorldWatch Institute, una de las instituciones que con mayores estudios ha aportado al desarrollo económico y su relación con el medio ambiente, se preguntaba angustiado hace una década: “¿Quién alimentará a la China?” Creo que la respuesta la están dando los propios chinos, por un lado, y los países en vías de desarrollo, por otro, especialmente los de América Latina. Las regiones agrícolas de nuestros vecinos Brasil y Argentina están bajo presión para cubrir la demanda asiática.

De alguna manera, esa demanda se manifiesta también en Bolivia. Pero los mayores ingresos que registra el país tienen origen sólo en los mejores precios, no porque hubiésemos aumentado la producción ni mejorado la productividad. En los últimos años, los volúmenes de nuestras exportaciones, concentradas en hidrocarburos, minerales y soya, tienden al declive. El informe Milenio nos dice que las exportaciones de soya cayeron un 27,4% del primer trimestre de 2004 al mismo período de 2007. Y no es solamente el caso de la soya. El volumen de casi todas nuestras exportaciones está en bajada. Incluso –y especialmente- las de hidrocarburos: 15,3% menos en el mismo período.

Crecemos menos que todos nuestros vecinos en la región: 4,2% frente al 4,3% de Brasil, 5,8% de Chile, 7,5% de Perú, 8% de Argentina, 8,1% de Colombia y 8,8% de Venezuela. Milenio concluye: Estamos empobreciendo la bonanza.

Bolivia tendría que crecer mucho más, pues debido a su pobreza crónica parte de una situación de desventaja muy grande. Pero no hay crecimiento sin inversión. Ni un crecimiento sólido sin un gran impulso a la educación.

A la baja en los volúmenes de producción se agregan dos fenómenos preocupantes: la valorización paulatina del peso boliviano, que disminuye la competitividad de las exportaciones, y la inflación. Con el primero nos estamos disparando a nuestros propios pies. Con el segundo nos colocamos la cuerda al cuello. Tuvo que venir un proceso violento de inflación de renombre (negativo) mundial para que los bolivianos aprendiesen el valor de la estabilidad de la moneda e hiciesen de ella un credo. Nadie quiere repetir la experiencia de las filas interminables, de la escasez y del encogimiento brutal de los salarios. Ni nadie quiere volver a escuchar que “la patria se nos muere”.

El último informe del Instituto Nacional de Estadísticas es un campanazo: 1,6% de inflación en agosto y 8,12% en un año. Pronto podríamos romper la barrera del 10% e ingresar a los dos dígitos. Hay un guante lanzado al cuadrilátero.

About these ads

2 pensamientos en “Bonanza pobre

  1. Pingback: Cuidado! « Mientras tanto, en Santa Cruz

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s